• Aftershave
  • Espuma para Afeitar
  • Gel para Afeitar
Filtro
Ordenar
Ordenar
Rasurado para Hombres: no más raspones ni quemaduras de afeitar

Dile adiós a las cortadas, raspones y quemaduras por el rasurado: todo lo que necesitas son los productos y las técnicas adecuadas para transformar la tarea diaria de afeitarse en un momento placentero. Para empezar, debe comprender que el acto de afeitarse no es el primer paso de su rutina que debes de tener. Primero debes preparar la piel para que la rasuradora tenga un mínimo arrastre. Para hacerlo, comience calentando el área con una toalla caliente o afeitado después de ducharse. Luego, aplique una cantidad generosa de gel de afeitar, crema o espuma, según sus necesidades. No tengas miedo de agregar más espuma a medida que la necesites. Mientras te rasuras, usa una cuchilla afilada para que no tenga que presionar con demasiada fuerza contra tu piel. Ahora, después de que hayas cortado el vello facial, asegúrate de usar una loción para después del afeitado: las aftershaves de NIVEA MEN se han desarrollado especialmente para reconfortar, humectar y proteger la piel contra la irritación del rasurado.

¿Cuál es tu tipo de Barba?

El vello facial puede alterar por completo la cara de un hombre y causar una gran impresión sobre su estilo. Es más probable hoy en día ver a hombres con patillas largas o con una barba cerrada en lugar de estar completamente afeitados. Los estilos de vello facial abarcan desde el rastrojo de las 5 en punto, hasta las barbas completas o las barbas, que requieren recortes, bordes y limpieza especializada. Una buena regla general es elegir el estilo que sea más compatible con tu cara. Ahora, si has decidido adornar su cara con un poco de cabello extra, recuerda mantener las cosas ordenadas y saludables rasurarte regularmente, lavar y acondicionar con frecuencia. Otros productos que puedes usar para mantener tu vello facial en un nivel superior son los aceites y bálsamos para barba. Finalmente, no te olvides de la piel debajo del vello: asegúrate de usar una crema hidratante facial profundamente nutritiva para evitar la piel seca y las escamas que la acompañan.